El mejor regalo

fcr8232-72pp.jpg

Mi nombre es Marc y todo sucedió en un Retiro de Emaús. Concretamente fue un sábado por la noche de la primavera de 2017. Allí mi vida dio un giro inesperado al desprenderme y sentirme liberado de la pesada carga que me había tenido paralizado durante más de 30 años. Una carga repleta de reproches, frustraciones, abandonos, negatividad y mucha, mucha aridez espiritual. Décadas de vida supuestamente plena a pesar de todo, ya que siempre he tenido la suerte de que me ha rodeado gente maravillosa como son mi esposa, a la que quiero con locura, unos hijos excepcionales, mi familia y algunos amigos. Aparentemente lo tenía todo para ser feliz, pero no era así, sentía que algo me faltaba…

Caminar’ en Emaús fue el mejor de los regalos que uno podía aspirar a recibir. Un valioso regalo que el Espíritu Santo me tenía preparado y con el que me iba a sorprender. Un regalo que se materializó en forma de reencuentro con el Cristo real, verdadero, presente. Sentir el abrazo del Señor y experimentar una profunda sanación por medio de su divina misericordia a través de la reconciliación fue algo maravilloso.

Al igual que los discípulos de Emaús allí se me reveló la verdad: Jesús siempre había caminado a mi lado, pero mis ojos eran incapaces de reconocerlo. No sólo no le reconocía si no que lo había rechazado apartándolo de mi vida, y aún así Él me perdonaba, y como al hijo pródigo, el padre me recibía con los brazos abiertos y me invitaba a participar de su banquete.

En ese momento y allí mismo se inició un camino de conversión y renovación personal. Un largo camino junto a Jesús, abandonándome completamente a su voluntad y confiando plenamente en Él. Este camino no siempre es fácil y muchas veces se muestra lleno de obstáculos, pero ¡vale la pena! Os lo aseguro.

Desde aquel día empecé a escribir todo lo que me sucedía: anotaciones, ideas, reflexiones, comentarios y también algunas vivencias de este proceso, ya sea en una libreta, en un trozo de papel, en el móvil, el ordenador o donde fuese. Pero siempre me preguntaba ¿De qué sirven todos estos escritos si no puedo compartirlos con los demás? Y es así como nace este proyecto llamado ‘Quédate con nosotros’, con la idea de unificar en un sólo lugar todas estas ideas dispersas, darles cuerpo y compartirlas con todos vosotros, y poder así transmitiros con la ayuda del Espíritu Santo este apasionante proceso de conversión.

En definitiva, os invito a que me acompañéis y participéis de este camino, siempre desde el respeto y la tolerancia a todas las ideas, y que todos al reconocerle podamos decirle: ¡Quédate con nosotros!

Espero que os guste.

Oh Espíritu Santo,
Amor del Padre, y del Hijo,
Inspírame siempre
lo que debo pensar,
lo que debo decir,
cómo debo decirlo,
lo que debo callar,
cómo debo actuar,
lo que debo hacer,
para gloria de Dios,
bien de las almas
y mi propia Santificación.
Espíritu Santo,
Dame agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y eficacia para hablar.
Dame acierto al empezar
dirección al progresar
y perfección al acabar.

Amén.

A %d blogueros les gusta esto: