Retiros de Emaús: para juzgar, hay que conocer.

«Donde Él quiere y cuando quiere»

por JESÚS SÁNCHEZ ADALID
(Sacerdote y escritor) 

Hace poco más de dos años empezó a germinar entre algunos feligreses de mi parroquia y en su entorno un “algo” que me preocupó. Y lo he llamado adrede así, un “algo”, como adrede he colocado las comillas. Porque, en principio, era una experiencia espiritual desconocida para mi. Además, no había información en ningún documento religioso, ni siquiera en Google. Para colmo, tenía pocas posibilidades de enterarme por el testimonio personal de quienes habían participado, pues, según decían, era una metodología propia y secreta ¡Horror! No me lo podían contar ni en confesión. ¿Qué era? ¿Quién estaba detrás? ¿Una secta?

Me alarmé aun más porque los participantes eran personas que me inspiraban confianza. Se iban a Madrid o a Sevilla el fin de semana y volvían felices y asegurando que estaban renovados en su fe. Era gente cercana, madura y formada, laicos con vidas familiares bien estructuradas, adultos, padres y madres. con carreras o buena posición profesional. Todos más o menos practicantes y algunos un tanto alejados de la Iglesia. Pero ninguno me contaba qué hacían. Ante mi insistencia, me transmitían ciertas características: que es una suerte de retiro (“de Emaús” lo llamaban), que no forma parte de ningún movimiento eclesial y que se celebra con separación de sexos. Y había elementos en los que todos estaban de acuerdo: supone una renovación interior profunda, una experiencia espiritual maravillosa, sanación interior, reencuentro, confianza, amor, esperanza, fe… Y, sobre todo, una radical y reconocible conversión.

De lo poco que traslucía, algunos ingredientes me desconcertaban más que otros: que pudiera haber cierta manipulación mental, exceso de emotividad, dinámicas de grupo proselitistas y manipuladoras, rigorismo, reserva e irracionalidad. O sea, lo propio de movimientos sectarios. Y no podía sustraerme a la idea de que fuera un recurso tan del gusto actual, sensiblero, lacrimógeno, autocomplaciente, con dosis de autoayuda y un tanto elitista. ¿Cómo no preocuparme?

No sé cómo se me ocurrió. Fue un arrebato, pura audacia, si no soberbia. Me fuí a Madrid y me matriculé anónimamente en uno de esos retiros de Emaús. Debía saber qué era el “algo secreto”. No dije que era sacerdote y me confundí en la masa de los ejercitantes. Confieso que fui a espiar. ¿Y qué pasó? Pues lo que tenia que pasar y ha pasado durante siglos, que “el viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va”. El Señor Jesús empleó esta bella metáfora para ilustrar la verdad espiritual: que todo lo nuevo es muy semejante al viento; tiene lugar solo según la voluntad secreta de Dios, y el hombre no puede controlar la realidad invisible. ¡He ahí el gran misterio! Él es quien sopla, alienta e invita, y no tiene prisa, porque maneja los tiempos. Hay muchas maneras de recibir al Espíritu y muchos caminos, tantos como creyentes. Habrá que esperar y confiar, porque la obra es suya, no nuestra. Unas cosas se acaban y otras comienzan. Así ha sido, así es y así será.

Dicho esto, mi experiencia en el retiro de Emaús fue un fiasco: buscaba una secta para desenmascararla, porque ¡dónde demonios se habían metido mis feligreses! Y me encontré con Jesús y con la fiesta del Espíritu. Allí no había nada raro, excepto la oración, la adoración y la fe, tan raras en estos tiempos; también la rara esperanza y, lo que es más extraño, el amor… Y una vez más en mi vida, hallé esta certeza: para juzgar, hay que conocer.

 


 

Esta transcripción pertenece a la sección de Jesús Sánchez Adalid “La última” publicada en la revista “VIDA NUEVA” cuya imagen reproducimos a continuación

retiros-de-emaus-recorte


foto destacada: Designecologist

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s