Ahora es tiempo de reconciliarse con la Creación

vivimos-en-contra-de-la-creacion

El pasado domingo (4º de Cuaresma) tanto en las lecturas como en el Evangelio se nos hablaba de reconciliación: ya sea la de Dios con su propio pueblo, la de Dios invitándonos a reconciliarnos con Él a través de su hijo dándonos el ministerio de la reconciliación, o la del mismo Dios Padre que sale al encuentro del hijo descarriado en la Parábola del hijo pródigo.

En la misa, el sacerdote, un sencillo cura de pueblo, en su bella homilía nos habló de que la Cuaresma es ciertamente un periodo propicio para la conversión y para prepararnos para la Pascua. También de que es un tiempo apropiado para arrepentirnos de nuestros pecados y reconciliarnos para ser mejores personas y poder acercarnos mucho más a Dios. Nos habló de reconciliación en tres casos muy concretos: en primer lugar de que es tiempo para reconciliarnos con Dios a través del sacramento de la confesión; en segundo lugar de que es tiempo de reconciliarnos con los demás: un familiar, un amigo, un vecino, un compañero de trabajo o cualquiera con el que estemos enfrentados o con el que tengamos alguna disputa pendiente o algún conflicto mal resuelto; y en tercer lugar nos dijo que es tiempo también para reconciliarnos con la Creación. Y es en este tercer supuesto donde me gustaría extenderme algo más ya que es un punto de vista que no es muy habitual que se nos hable de él y me parece muy interesante, de mucha actualidad y digno de una reflexión.

La Tierra, nuestro planeta, nuestro hogar… ¡Un regalo de Dios! Un regalo divino que deberíamos preservar, cuidar e incluso mejorar con esmero, cariño y amor ¿Pero qué hacemos en realidad? Pues justamente lo contrario: la destruimos, esquilmamos, agotamos y arrasamos mientras permanecemos impasibles ante el desastre que estamos propiciando entre todos. La tierra, los mares, los ríos, las montañas, la vegetación y la fauna todo forma parte de la Creación de Dios. Dios nos ofreció toda la Creación para que fuera nuestro hogar de prestado. Recordemos que nuestro paso por la Tierra es temporal por lo tanto es nuestra obligación moral y ética respetarla, cuidarla e incluso dejarla mucho mejor de como nos la encontramos. Así nos lo exige Dios ahora y aquí y así nos lo demandará cuando estemos frente a Él. Nos exigirá responsabilidades, estoy convencido.

De un modo general podríamos decir que lamentablemente la ambición desmedida, la avaricia y la capacidad destructiva del hombre no tiene límites. Basta con darse cuenta que la destrucción de nuestra atmósfera por las emisiones de CO², la contaminación de ríos y mares por vertidos tóxicos y plásticos, la deforestación por la tala y quema de masas boscosas para hacer cultivos intensivos, el uso intensivo de la ganadería, la proliferación del uso de pesticidas contra plagas cada vez más resistentes, la manipulación genética de especies animales y vegetales o la mismísima aniquilación de animales hasta extinguir miles de especies y amenazar a otras tantas con su desaparición son algunos de los ejemplos de una utilización abusiva e inmoral, por no decir irresponsable, de la Creación. En algunos casos con efectos por desgracia ya completamente irreversibles. Asistimos atónitos a una locura que a todas luces parece ya imposible de detener.

Pero cuando hablamos desde un punto de vista individual, personal ¿qué ocurre? ¿El que esté libre de pecado que tire la primera piedra? Os invito a meditar y a hacer examen de conciencia sobre nuestro comportamiento como hijos de Dios que somos dentro de la Creación y a hacer un poco de contrición sobre ello. Cuantas veces no he tirado un papel o una colilla en el campo, he dejado desperdicios plásticos en la ciudad, montaña o en la playa, he tirado la basura sin haber tenido en cuenta la recogida selectiva de residuos para su reciclaje, he cogido el coche para ir a un sitio al que podía ir andando, he hecho un consumo irresponsable y abusivo de recursos naturales y animales, he maltratado un animal o un árbol, he acabado con la vida de un ser vivo, he hecho pozos o tomas de agua ilegales, he desperdiciado agua o energía, he usado pesticidas, he vertido tóxicos, etc, etc. Si lo pensamos bien ¡son tantas y tantas las cosas que hacemos mal y contra la obra de Dios! y muchas veces no nos damos ni cuenta.

Pues ahora en la Cuaresma, como bien decía este sacerdote de pueblo, es también un buen momento para reflexionar sobre todo ello, arrepentirnos y pedir perdón a Dios por nuestros abusos y excesos contra la Creación. Debemos aprovechar estos días para reconciliarnos con la Creación, que no olvidemos es la obra de un Dios bueno y generoso, y que cuando la atacamos le atacamos también a Él. Reconciliarnos con la Creación es reconciliarse con Dios. Quizás si lo hacemos cada uno de nosotros individualmente llegaremos algún día a concienciarnos globalmente. Aún estamos a tiempo de revertir esta desastrosa situación que amenaza con destruir la obra de Dios, y así poder dejarles a nuestros hijos y a las generaciones venideras un verdadero paraíso aquí en la Tierra. Todavía hay lugar para la esperanza.

En este tiempo de Cuaresma pidamos a Dios que en nuestro camino de conversión nos ayude a cambiar de actitud y a reconciliarnos frente a la Creación, su gran regalo.


«Hemos crecido pensando que éramos propietarios y dominadores de la tierra, autorizados a expoliarla».
«El ser humano se las arregla para alimentar todos los vicios auto destructivos: intentando no verlos, luchando para no reconocerlos, postergando las decisiones importantes, actuando como si nada ocurriera».
«El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral…»

Encíclica “Laudato si” – Papa Francisco – 2015


foto: Claudiu Sergiu Danaila

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s