JMJ 2019: «hágase en mí según tu palabra» / WYD 2019: «let it be to me according to your word»

jmj-2019-panama-cruz-peregrina

( ENTRY ALSO AVAILABLE IN ENGLISH

Ya pasó la JMJ 2019 de Panamá y el Santo Padre regresó a la Santa Sede. Nos quedan para el recuerdo los ecos y las imágenes de miles de jóvenes católicos procedentes de todos los rincones del mundo unidos clamando como una sola voz su amor a Cristo y difundiendo su mensaje de esperanza al mundo. Podría aquí comentar muchas de las cosas que nos ha transmitido el Santo Padre estos días pero quiero fijarme en un detalle que puede pasar casi desapercibido en un principio pero que es de gran calado: el lema de la JMJ 2019. El lema escogido por el Santo Padre para esta edición ha sido: «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lucas 1, 38) y he de confesar que me parece muy acertado ya que se trata para los católicos de ¡Toda una declaración de principios!

Es como si el Santo Padre con este lema hubiese querido lanzar a los jóvenes y al mundo entero una propuesta, mejor dicho un reto, de vida apasionante. De la misma manera que la Virgen María en el mismo momento en que le fue anunciado por el arcángel que iba a concebir al hijo del altísimo aceptó con total humildad la voluntad de Dios, Francisco nos pide que con total confianza y abandono nos entreguemos a Dios para que sea Él quien dirija nuestras vidas, en definitiva que nos convirtamos en siervos suyos y no en meros seguidores. Ser un buen cristiano es aceptar la voluntad de Dios como hizo María a lo largo de su vida, con total entrega y en una absoluta obediencia basada en la fe.

Ser siervo del Señor no siempre es fácil, es más, algunas veces cuesta ya que las cosas no funcionan como deberían y tenemos problemas que nos hacen la vida difícil y nos la complican; o nos suceden cosas para las que no tenemos respuesta o explicación, que nos hunden en la desolación e incertidumbre. Es en estas situaciones cuando podemos llegar a pensar que nada tiene sentido y preguntarnos el por qué Dios permite que nos ocurran estas cosas en nuestras vidas. Muchas veces en nuestra tristeza y cargados de frustración reaccionamos con furia enfrentándonos y rebelándonos contra el mismo Dios. Es una equivocación. Justamente en estos momentos cuando deberíamos repetir y hacer nuestras las palabras de nuestra querida Madre la Virgen María: «He aquí la/el sierva/o del Señor; hágase en mí según tu palabra». No en vano ella al mismo pié de la cruz, cuando su hijo moría crucificado, con el corazón devastado por el dolor aceptó también con total resignación y entrega la voluntad de Dios padre. Una vez más, así es.

Acojamos pues en nuestro corazón el lema de la JMJ 2019 y hagamos de él nuestra forma de vida cristiana. Hagamos como hizo María y dejemos que Él gobierne nuestras vidas aceptando con absoluta confianza su voluntad. Al fin y al cabo Él es nuestro Padre, y un padre que ama a sus hijos sólo quiere para ellos lo mejor, aunque a veces no entendamos los caminos que nos llevarán a ello.

Te invito a tener confianza absoluta en Dios.

«Y mirando a los que estaban sentados a su alrededor, dice:
—Éstos son mi madre y mis hermanos: quien hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre». (Marcos 3, 34-35)

 


WYD 2019 has just finished in Panama and the Holy Father returned to the Holy See. We remember now the echoes and images of thousands of young Catholics from all the world united as a single voice claiming their love for Christ and spreading their message of hope to the world. I could comment here many of the things that the Holy Father has transmitted to us these days, but I want to focus on a detail almost unnoticed at first but with great significance: the theme of WYD 2019. The theme chosen by the Holy Father for this edition has been: “Behold, I am the handmaid of the Lord; let it be to me according to your word” (Luke 1:38) and I must confess that I think it’s very accurate theme because for all Catholics is a great declaration of principles!

The Holy Father with this theme wanted to launch a proposal to the young and to the whole world, rather a challenge, for an exciting life. In the same way that the Virgin Mary at the moment in which was announced to her by the archangel that she was going to conceive the son of the Lord accepted with total humility the will of God, Francis asks us that with total trust and abandonment give ourselves to God and let him direct our lives, in short, that we all become his servants and not just some simple followers. To be a good Christian is to accept the Will of God as Mary did throughout her life, with total dedication and an absolute obedience based on faith.

Be a servant of the Lord is not always easy, moreover, sometimes it’s hard for us when things do not go as they should and we have problems that make our life difficult and complicated; or when things happen to us for which we have no answer or explanation that plunge us into desolation and uncertainty. it is in these situations when we come to think that nothing makes sense and ask ourselves why God allows these things happen in our lives. Many times in our sadness and full of frustration we react with fury facing and rebelling against God. It is a mistake. Just in these moments is when we should repeat and make our own the words of our beloved Mother the Virgin Mary: “Behold, I am the servant of the Lord; let it be to me according to your word”. Not in vain herself, when she was at the foot of the cross and  her son died crucified, with her heart broken by the pain she also accepted with total resignation and surrender the Will of God father. Once again, that’s what she did.

Let us welcome the theme of WYD 2019 it in our hearts and make it our Christian way of life. Let us do as Mary did and let Him to lead our lives accepting his Will with absolute trust. After all He is our Father, and a father who loves his children only wants the best for them, although sometimes we do not understand the paths that will lead us to it

I invite you to have absolute trust in God.

And looking around on those who sat about him, he said,
“Here are my mother and my brethren! Whoever does the will of God is my brother, and sister, and mother.” (Mark 3: 34-35)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s