Que sea Dios quien guíe tu vida

StockSnap_RBPNDNPPYJ

Como le pasa a muchos yo pensaba que mi vida era perfecta, que tenía todo lo que una persona puede desear: familia, salud, trabajo, amigos, algo de dinero… Qué falta me podía hacer a mí la figura de un padre celestial, de Dios ¿De verdad para qué? Es más, siempre pensé que Dios era un estorbo en mi vida, que era una complicación. Quizás es por eso por lo que en su día decidí ir apartándolo de mi vida voluntariamente, conscientemente hasta casi hacerlo desaparecer…

Y es que, como en la Parábola del hijo pródigo, muchas veces tomamos por adelantado todo lo que se nos ofrece: juventud, una buena posición, salud, diversión mal entendida y cientos de cosas materiales que se supone que nos hacen felices y ‘salimos’ a vivir la vida. Al principio todo va bien, es un ‘no parar’, pero a medida que van pasando los años las cosas a veces se complican, se tuercen y no todo es tan perfecto como suponíamos. Es entonces cuando nos entra la añoranza de un padre bondadoso que nos ame, nos guíe, nos aconseje y nos acompañe en la soledad y el vacío.

Esta añoranza poco a poco se va apoderando de nuestro corazón oscureciéndolo y petrificándolo, y al final, nos volvemos completamente insensibles al verdadero amor y es entonces cuando sentimos un terrible vacío interior. Este vacío nos hace muy vulnerables y débiles, cosa que como es evidente aprovecha el diablo para poseer nuestra alma ¿Cómo? Nos ofrece todo tipo de sustitutivos cómodos, eficaces y fáciles de conseguir para llenar ese vacío. Son sustitutivos fáciles de digerir y sus efectos poco duraderos en el tiempo. Y cuando pasan los efectos, el vacío sigue allí, nada es capaz de llenarlo.

Y nuestro orgullo ahora es tan fuerte que nos impide reconocer nuestra soledad y nos impide reconocer que necesitamos ayuda. Que necesitamos que alguien nos tienda la mano y nos rescate del abismo. Alguien que nos quiera tal como somos, que nos acepte a pesar de haber dilapidado todo lo bueno que en su día nos fue regalado. En definitiva, que necesitamos a un verdadero padre, a Dios.

¿Cómo se puede estar tan ciego de tenerlo delante de nuestras narices y no darnos cuenta? Nos extiende su mano para agarrarnos y su amor es infinito, ilimitado e incondicional, y aún así lo rechazamos, sin más. Es sorprendente. No hay nada comparable a que después de mucho tiempo tu padre te vea llegar abatido en la lejanía y corra a recibirte, colmándote de besos y abrazos, sin echarte en cara nada de tu pasado y que además te susurre al oído: «Tranquilo hijo mío, hijo amado, todas tus tristezas, inseguridades, debilidades y preocupaciones ahora también son las mías. Te quiero, te amo. Sígueme, ven conmigo…»

Esto mismo es lo que experimenté cuando caminé en ‘Emaús’ y desde entonces sólo quiero abrazarme a Él. Que sea Él quien guíe mi vida y yo, humildemente cumplir su voluntad. Es mi padre, y como buen padre que es, sólo quiere mi bien aunque a veces permita que en mi vida ocurran cosas o situaciones para mi incomprensibles, dolorosas y sin sentido. Da igual, estoy convencido que Él tiene un plan pensado para mi y he decidido confiar plenamente en Él.

Deja pues que Dios te lleve siempre de su mano. Su infinita bondad y misericordia no tienen límites, a pesar de que muchas veces te encuentres ante situaciones difíciles o muy difíciles. Pero saber que le tienes contigo, a tu lado, es la mayor garantía de que todo va a ir bien. Él sólo quiere tu felicidad y salvación. Abandonarte a Él es la mejor cura de tus heridas pasadas, presentes y futuras.

Te recomiendo una preciosa oración que recito a diario:

Padre mío, me abandono a Ti.
Haz de mí lo que quieras.
Lo que hagas de mí te lo agradezco,
estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo, con tal que
tu voluntad se haga en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Dios mío.
Pongo mi vida en Tus manos.
Te la doy, Dios mío,
con todo el amor de mi corazón,
porque te amo,
y porque para mí amarte es darme,
entregarme en tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre.

Beato Charles de Focauld

> ENTRY AVAILABLE IN ENGLISH <
foto: LoboStudio Hamburg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s