La libertad: un gran regalo de Dios

Cruce-de-caminos

Me sorprendió mucho cuando hice el Retiro de Emaús que estando hablando con un Servidor este me dijo: “¡Dios me quiere a mí, sí a mí!”. La verdad es que me quedé de piedra, no se si por la convicción que puso al decírmelo o porque me pareció que se ‘estaba quedando conmigo’. ¿Cómo es posible que le quiera a él y no a mí?… Pero una cosa si es cierta y es que esta frase me hizo reflexionar hasta preguntarme ¿y si fuera cierto?. Quizás lo fuera.

—Yo no soy el tipo de persona que puede ser amado por su padre— pensé. No era merecedor de tal amor. me había apartado tanto de Él y eran tantos los ‘méritos’ hechos para no ser amado que quizás era ya tarde para cambiar esa situación. En parte sentí cierta envidia del que había hecho tal afirmación, pero luego me dije _¿Cómo no me va a querer Dios si me hizo a su imagen y semejanza?_

Como cualquier hijo nuestro, que evidentemente para nosotros es el más perfecto de todos, para Dios yo soy también su hijo predilecto y perfecto, como de hecho lo sois cualquiera de vosotros. Dentro de esa perfección Dios nos otorgó un don preciosísimo: el de la Libertad que nos fue regalada para que la utilizásemos con voluntad propia. Nada más y nada menos que la capacidad de poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones.

¿Que implica esta libertad? Pues es muy sencillo, es mi capacidad de decidir racionalmente y en cada instante cómo utilizar mi vida, por donde orientarla, cómo disfrutarla. con quien compartirla, etc, etc. En definitiva, Dios pone en mis manos el vivir acorde o no a lo que Él desea y como lo desea.

Mi vida, como la de cualquier ser humano, ha sido un continuo encuentro con diferentes opciones ante las cuales debía optar. Muchas veces al estar alejado de Dios, de sus enseñanzas, consejos y preceptos, mis decisiones fueron en muchísimos casos erróneas y seguramente fueron tomadas sin la reflexión profunda que requerían. Lo que como es evidente me fue apartando aún más de Él hasta casi perderle definitivamente. Es como cuando te diriges a algún destino en concreto, no tienes la ruta muy clara y en el primer desvío escoges el camino equivocado. Es entonces cuando mas va avanzando uno por el camino equivocado que mas perdido está, y mas le cuesta encontrar la ruta correcta. Hasta que aparece alguien que te indica el camino correcto.

Eso creo que me pasó en Emaús, cuando más perdido estaba sentí su llamada, acudí a Él con confianza absoluta y descubrí que Dios me ama a pesar de mis terribles debilidades y miserias. Que con un simple ‘borrón y cuenta nueva’ me abrazaba de nuevo y me llenaba de su amor. Esta era la prueba más evidente que Dios también me ama a mí y me tiene reservado lo mejor: mi salvación. Que Él es quien con su amor fundamenta mi dignidad como ser humano, como hombre y como hijo. Hoy lo he entendido, ese tesoro tan maravilloso que poseo, el de la Libertad, tengo que administrarlo con inteligencia para tomar siempre la decisión correcta y así llevar una vida recta y que Él se sienta orgulloso de mi y merecedor de su salvación.

Sólo a través del reconocimiento y aceptación de nuestros errores, miserias y debilidades podremos con humildad y mucho sacrificio alcanzar con alegría la paz y ‘tocar’ la Gracia de Dios y quien sabe, quizás en un futuro participar de la eternidad gozosa que nos tiene reservada. Amarle y tenerle siempre presente en nuestras vidas, donde estemos y hagamos lo que hagamos, es la garantía de que con su ayuda y ejerciendo de manera correcta la preciosa libertad conseguiremos, cada vez mas, acercarnos a ser imágenes vivas de Dios. Ser sus semejantes. El ‘camino’ es duro, requiere sacrificio y no siempre es fácil pero he decidido como ser libre que soy apostar por Él, por Dios… ¿Y tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s