‘El Camino’ olvidado

IMG_7380

El Camino De Santiago se ha convertido estos últimos años en un itinerario de moda donde uno se encuentra ‘caminantes’ que han hecho de su recorrido un trekking, un reto deportivo, un tour turístico, unos días de convivencia con amigos, una ruta gastronómica, turismo monumental, etc. Y la verdad es cualquier motivo para hacerlo me parece fantástico y recomiendo a todo el mundo a calzarse las botas, colgarse la mochila a la espalda y animarse a probarlo.

Pero la moda acarrea masificación y con la masificación ha quedado completamente diluida la causa principal del ‘Camino De Santiago’ que es nada más y nada menos que una peregrinación cristiana de origen medieval cuyo propósito para los creyentes es llegar a la tumba atribuida al apóstol Santiago el Mayor. Su origen se remonta al siglo IX y se trata de un camino sembrado de numerosas manifestaciones de fervor cristiano que nos habla de manera elocuente de las raíces espirituales de Europa.

Y aquí es donde quería llegar. En mi caso hacer El Camino es, como recién convertido y creyente, una peregrinación con todo lo que ello significa: encuentro, sacrificio, sufrimiento, penurias, alegría, felicidad, convivencia, hospitalidad… pero también: fe, oración, sacramentos, adoración, alabanza, gratitud, recogimiento, reparación, amor, etc.

Entonces ¿Cómo es posible que todo el recorrido esté jalonado de maravillosas iglesias y ermitas y estas estén siempre cerradas a cal y canto al paso de los peregrinos? ¿Por qué se ha llegado a esta situación? ¿Donde pretenden las diócesis y los párrocos responsables que los peregrinos oremos, busquemos refugio y nos recojamos ante el Señor en nuestro peregrinar? ¿Quizás en los miles de bares que uno encuentra en el Camino? ¿Es normal tantos sagrarios vacíos y tantos santos abandonados a la oscuridad más absoluta y condenados a caer en el olvido?…

Es una pena pero es lo que hay. Y es que entre unos políticos que solo buscan los ingresos que aporta la masificación del Camino, y por otro lado una iglesia que desde hace años se ha ido olvidando de sus deberes pastorales en el Camino, entre los cuales se encuentra el asistir espiritualmente a los fieles y peregrinos venidos de todo el mundo de la cristiandad.

Hay honrosas excepciones. Ayer pudimos asistir al caer la tarde a una maravillosa misa y la posterior bendición del peregrino en Belorado (Burgos) oficiada por un entusiasta sacerdote volcado en atender espiritualmente a los peregrinos allí presentes ¡Enhorabuena Padre!

Seguimos ¡Ultreia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s